El humo está compuesto por partículas en suspensión, procedentes de la combustión total o parcial del combustible disponible en el incendio. Las corrientes térmicas del incendio, así como otras del propio entorno (vientos en el exterior, o flujos de aire en pasillos y túneles), elevan, agitan, ...